IV Festival Campano (1/7): Tarde viernes

Después de cuatro años, cerrar el verano yendo al Festival Campano ya se ha convertido en algo habitual, ganando cada año nuevos adeptos entre el público, que disfrutan de la experiencia de dos días como niños pequeños, y contando con artistas que, algunos de ellos, repiten casi por necesidad vital.

Fran Mariscal

lucha de gigantes (Antonio Vega)

muerdes

sálvese quien pueda

silencio

quisiera saber

allí


Lucía Galindo

kamikazes

letal

domingo

atemporal

obsolescencia programada

trapecista

cambio de marea


Daniel Guantes

Luis G. Lucas – no quiero ser cantautor

elementos (con Luis G. Lucas)

color sinusoidal

más que a quien

en la orilla

la huella

migas de pan

redes

motor de sangre

allí donde solíamos gritar (Love Of Lesbian)


Oscárboles

Sebastiana y Lluis

la guerra

el vampiro

romanticismo

Fútbol Club Poderoso

la fabulosa historia de la charca


Parte 2/7: Noche viernes I >>

 

 

 

Anuncios

Festival La Estación Campano (parte IV)

Como todos los buenos eventos, el plato fuerte se reservó para el final y el miniconcierto de Carlos Chaouen tuvo lugar el segundo día, reforzado por los grandes duetos junto a Iratxo y de éste con su hermano Paco Cifuentes (que a su vez cantó junto a Joaquín Calderón)
Sin duda sonó mucho mejor de lo que puede verse, o al menos el entusiasmo y el buen sabor de boca de todos los que estuvimos allí así lo demuestran
Ahora toca hacer balance y empezar a pensar en el siguiente

Festival La Estación Campano (parte I)

El pasado fin de semana, durante las noches del 10 y 11 de agosto, tuvo lugar en el Complejo de Campano (Chiclana, Cádiz) el primer festival de canción de autor, organizado por el centro cultural La Estación junto a Jose Manuel Villena, del propio complejo. Un evento que no tiene precedentes en este género de música y que fue un éxito para los asistentes y un disfrute para la casi treintena de músicos que pasaron por el escenario, un reto que a priori parecía difícil por ser la primera edición y que, aunque como todas las primeras experiencias, siempre aparecen complicaciones, el entusiasmo y las ganas sirvieron para hacer que el balance final fuera realmente positivo.

Mención especial a la cuadrilla que ayudó a Jose en puerta y en cocina, porque no durmieron en dos días, trabajando a destajo y a Kico Gómez, que no actuó por estar haciendo el sonido y que tampoco paró quieto durante los conciertos para intentar solventar lo mejor posible la enorme cantidad de dificultades técnicas que hubo